Reflexiones sobre las elecciones gallegas y vascas de 2016

elecciones vascas y gallegas

Reflexiones sobre las elecciones gallegas y vascas de 2016:

  • El PSOE sigue en caída libre.
  • Ciudadanos no consigue representación parlamentaria en ninguno de los dos sitios.
  • Los partidos constitucionalistas siguen cayendo y siendo irrelevantes en las comunidades con más identidad nacional.
  • Podemos sigue creciendo.
  • En Galicia continua el PP con mayoría absoluta, su feudo. Como Andalucía lo es para el PSOE.

Dado que al PSOE le votan más las mujeres que hombres, si cae Pedro Sánchez y entra como líder del PSOE Susana Díaz, el PSOE seguirá en caída libre y quedando como partido residual en prácticamente toda España. Solamente mantendrá su fuerza en Andalucía, convirtiéndose en un partido regional (al estilo de los nacionalistas vascos, gallegos, aragoneses, catalanes, etc).

Podemos se consolida como la futura izquierda española y como la oposición a los partidos que defienden las políticas de derecha neoliberalista.

Ciudadanos, siendo la marca blanca del PP, ya no son relevantes. Después de haber fracasado en ambas investiduras a nivel nacional la gente se ha dado cuenta de que son irrelevantes y el voto de la derecha vuelve a su feudo original, el PP.

Visto lo visto, si continúa gobernando el PP con mayorías absolutas en España, el futuro que se atisba para España es su desmebramiento.

Resumen: gana la derecha, el trabajador quemado de tantos recortes sigue votando a la derecha. Está claro que la manipulación mediática funciona, si no, esto no se explicaría.

El desmembramiento de España

mapa reyes catolicos

España empieza a existir como país alrededor del siglo XVI, juntándose los reinos de Castilla y Aragón (y al que se anexionó posteriormente Navarra). Justo en ese tiempo se produce el descubrimiento de América y empieza el colonialismo en el mundo. España llega a su máximo dominio imperial y colonial en el siglo XVIII (el imperio donde no se ponía el sol). A partir de ese momento comienza su decadencia y poco a poco va perdiendo los territorios colonizados hasta 1976, año en el que pierde el último territorio, el llamado Sahara español. Fuera de la península ibérica, a España a día de hoy solamente le quedan las islas Canarias y Baleares, y Ceuta y Melilla en África.

Pero, ¿ha terminado la decadencia española? Viendo la actual conyuntura política del país podría deducirse que no. España, desde su formación, ha sido un país plurinacional al que muchos de sus gobernantes no han sabido comprender a la hora de aplicar sus políticas. Por ejemplo, el actual problema en Cataluña se remonta como mínimo a hace unos 300 años (principios del siglo XVIII), cuando Felipe V promulga los Decretos de Nueva Planta, aboliendo las leyes e instituciones propias del Reino de Valencia, del Reino de Aragón, del Reino de Mallorca y del Principado de Cataluña.

Con todo esto y añadiendo la crisis económica y el surgimiento de nuevos partidos políticos de izquierda republicanos, y unido al resultado de los últimos comicios celebrados en Galicia y el País Vasco y el gran poder que tiene la derecha representada por el Partido Popular (PP), parece que estamos volviendo a una conyuntura en cierto punto similar a la vivida en España hace aproximadamente un siglo.

Y, ¿a qué nos puede llevar todo esto? Podría pensarse que a una nueva guerra civil, pero hoy, con la penetración de los “valores” capitalistas estadounidenses, poco queda de ese romanticismo que rodeó a la guerra civil española.

Si el pueblo sigue dándole el poder al PP, y éste sigue gobernando con la misma mano dura con la que lo ha hecho durante los últimos cuatro años, es más que probable que España acabe desmembrándose en los reinos que la formaron allá por los siglos XV-XVI. Quizás no acaben siendo los mismos, pero muy probablemente los primeros en “irse” sean el País Vasco y Cataluña.