Archivo de la etiqueta: PSOE

La manipulación de encuestas de El País

Sánchez arrebata votos a Podemos, crece Ciudadanos y baja el PP

Oh, otra encuesta manipulada de El País. Además de la subida del PSOE, subida de Cs y bajada del PP. Ya. ¿Y una caída de casi 10 puntos del PP? Esto no se lo creen ni en El País. Basura de encuesta, irrelevante, diseñada para manipular a la opinión pública.

Supongo que buscan lectores en el PSOE, diciéndoles lo que quieren oír. ¿Pero hay aún alguien que lea ese panfleto?

El nuevo secretario general del PSOE ha logrado agitar el voto de izquierdas y revertir el trasvase de apoyos a la formación de Pablo Iglesias

Fuente: Sánchez arrebata votos a Podemos, crece Ciudadanos y baja el PP

Rajoy distingue al PSOE como socio preferente y relega a Ciudadanos

De lo que se desprenden varias cosas:

  • La gran coalición ya es un hecho (como ha ocurrido en otros sitios de Europa).
  • Eso significa que el PSOE se va (irá) a la mierda (como en los otros sitios donde han pactado en Europa).
  • PP y PSOE por fin demuestran que son lo mismo (y están al servicio de los “mismos”).
  • Cs es prescindible.

La rapidez del acuerdo sobre déficit y salario mínimo deja a los de Albert Rivera en el papel de espectadoresLos conservadores se muestran satisfechos de la negociación con los socialistas en materia económica antes de la aprobación de los Presupuestos.

Fuente: Rajoy distingue al PSOE como socio preferente y relega a Ciudadanos

¡Qué viene el comunismo!

El error Rajoy que España pagará caro. Blogs de Mientras Tanto

El típico artículo ¡¡qué viene el comunismo!! y obviamente, a favor del PP, indicándole los errores que ha cometido y lo que tiene que hacer.
Y claro, también para afianzar los pilares de la “estabilidad” mediante el apuntalamiento de los antiguos partidos políticos PP y PSOE; para que nada cambie y el poder siga en manos de quien lo ha estado ejerciendo durante siglos.

En el artículo se prepara el terreno al PP para que después de las elecciones Rajoy de un paso atrás (o al lado, al más puro estilo político catalán) y entonces el PSOE, que se habrá pegado un castañazo en las elecciones del 26J, pueda abstenerse para que el PP pueda gobernar (con o sin el apoyo de los lacayos de Ciudadanos). Y puede que ese paso hasta lo tenga que dar Pedro Sánchez…

Una corriente de fondo atraviesa España. Y Rajoy no ha sabido verla. El resultado es una inquietante situación política que se parece mucho al célebre error Berenguer de Ortega.

Fuente: El error Rajoy que España pagará caro.

Predicción para las elecciones españolas del 26J

elecciones_26j
Imagen: La Vanguardia

Me equivoqué en la predicción que hice en febrero y se han vuelto a convocar elecciones. En ella vaticinaba que acabarían gobernando PSOE con Ciudadanos mediante la abstención del PP. Pero no estaba tan desencaminado, ya que después del 26J, el escenario será muy similar y muchas de las otras cosas que enumeraba en ese artículo siguirán teniendo vigencia, como cuando hablaba del pacto encubierto para que nada cambie entre PP y PSOE, a principios de enero. El 20D sirvió para comprobar qué era capaz de hacer el adversario e ir tanteando el terreno. Una vez las posiciones de los partidos han quedado más claras, el 26J se contempla como definitivo a la hora de formar el gobierno para los próximos 4 años.

Recapitulemos: el PP será el partido más votado el 26J. Ciudadanos (que seguramente perdará votos), apoyará al PP si juntos llegan a la mayoría del congreso o mediante la abstención del PSOE. El PSOE no llegará a ningún pacto de gobierno con Podemos (tanto si lo superan en votos como si no, y ni aunque juntos lleguen a la mayoría del congreso). Además, después de que Sánchez dijera que habría gobierno sí o sí en el Cercle d’Economía, se puede deducir que el PSOE apoyará de forma indirecta al PP (con su abstención) en caso de que PP + Ciudadanos no llegara a la mayoría absoluta del congreso.

Sigo pensando que PSOE + Ciudadanos harán que Rajoy se vaya, replicando así lo ocurrido en Cataluña a principios de este año (y como comentaba en el artículo de febrero), que de alguna forma ha permitido seguir en el poder a la derecha catalana de Convergència (evitando su descalabro en unas elecciones y dándole tiempo para “reinventarse”).

Por otro lado, si el PSOE se abstiene para dejar gobernar al PP, es más que probable que acabe pasándole lo que al PSOK heleno. Eso sí, antes de ver eso, a España le esperan cuatro años más de recortes, privatizaciones, precarización del trabajo, etc… pero quizás entonces, cuando la gente vote a las alternativas de izquierdas al PSOE, ya no quede España que gestionar o administrar.

La única opción de que gobernara Podemos sería si consiguieran la mayoría absoluta, algo alejado de la realidad hoy por hoy. Y aunque llegaran a sobrepasar al PP en número de votos, PP, PSOE y Ciudadanos acabarían pactando de alguna de las formas anteriormente explicadas.

Y con este escenario a la vista, el futuro de España es incierto, ya que implicará que la confrontación España – Cataluña siga incrementándose hasta un punto en el que quizá ya no haya retorno en la fragmentación de la España que conocemos desde 1492. Pero ese análisis lo dejo para un artículo que publicaré en unos días…

El hundimiento del PSOE

Veo al PSOE muy cabreado, con declaraciones de sus portavoces muy agrias contra Podemos (con muchos ataques personales a Pablo Iglesias).
¿Será que están viendo su inminente hundimiento? ¿Es el último estertor antes de la muerte?

Yo creo que sí. El pacto con Ciudadanos les va a pasar factura el 26J y Podemos+CIA les sobrepasarán en votos (sorpaso).
Entonces se verán obligados a abstenerse para que gobierne el PP con el apoyo de Ciudadanos.
Triste futuro le espera a España.

La estrategia de Podemos para la investidura de Pedro Sánchez

Pablo Iglesias Juego de Tronos
Ilustración de portada del libro «Ganar o morir. Lecciones políticas en Juego de Tronos» (Akal)

Hace unos días comentaba en este blog la estrategia que había adoptado el PSOE después del intento fallido de investidura de Pedro Sánchez y su pacto con Ciudadanos, y emplazaba al lector a la espera de la estrategia que tomaría Podemos ante ese ataque que estaba recibiendo.

Después de unos días de vacaciones con la semana santa de por medio, las formaciones políticas con aspiración a gobernar en España han vuelto a la arena política. Y la sorpresa es el último movimiento de Podemos, que tiene una lógica muy interesante y que paso a analizar.

Esta semana se conocía que el déficit del Reino de España se disparó alrededor de un punto porcentual en el año 2015. Cómo no iba a ser así, si el PP lo había dejado todo perfectamente preparado para el próximo que gobernara el país. El PP, viendo que lo tenía difícil para seguir gobernando y pensando que lo más probable es que gobernara el PSOE con el apoyo de alguna de las nuevas formaciones políticas (Podemos y/o Ciudadanos), aprueba los presupuestos de 2016 y “se pasa” en el déficit. Un plan perfecto (no sé si negociado o no con “Europa”), ya que dejaría al nuevo gobierno atado de manos en lo económico debido al nuevo recorte que se le presentaría por parte de “Europa”. Esto debilitaría su gobierno y allanaría el camino para que en la próxima legislatura volviera el PP al poder (dándole además tiempo para regenerarse de tanta corrupción como tiene).

El plan era perfecto, pero no contaba en que se tardaría tanto tiempo en investir un presidente. Y han salido los números ahora, justo en medio de un huracán de corrupción del mismo partido y aún sin presidente.

Otro factor que hay que añadir es el futuro negro de la economía a nivel mundial, lo que hace temer que esa recuperación de la economía española vuelva a caer a niveles de los anteriores años de crisis.

Y en medio de todo eso, Podemos abre la posibilidad a su abstención para facilitar el gobierno de PSOE + Ciudadanos. La mejor opción, viendo la problemática que va a tener esta próxima legislatura. PSOE y Ciudadanos van a tener que enfrentarse a un escenario otra vez de recortes, con probables subidas de impuestos obligadas por Europa y creación de más paro.

Eso facilitaría un gobierno en minoría y prácticamente apoyos que podría caer en poco tiempo con una moción de censura. El debilitamiento del PSOE, que comenzó con los recortes de Zapatero, llegaría a su máximo nivel, y Ciudadanos también quedaría muy tocado por sus promesas de empleo y bajadas de impuestos.

Entonces, ante el escenario de unas nuevas elecciones antes de 2020, Podemos lo tendría muy fácil, ya que le sobrarían argumentos para conseguir el voto del simpatizante del PSOE, “pasokizándolo” y convirtiéndolo en una fuerza minoritaria.

Además, esa abstención vendría avalada por sus bases, ya que han acordado preguntar a la militancia antes de tomar cualquier decisión política de importancia. Según las últimas encuestas (al votante de Podemos ve con buenos ojos un acuerdo con PSOE) y el astío que se empieza a notar en la ciudadanía de tanto lío político, los votantes de Podemos creo que aprobarían dicha abstención, o al menos la verían con buenos ojos.

Sinceramente creo que es una jugada maestra por parte de Podemos, ya que esto les llevaría en un futuro a una posición en la que definitivamente se convertirían en la segunda fuerza política española, y en unas hipotéticas elecciones, y si lo siguen haciendo tan mal PSOE y PP (corrupción), a una victoria electoral.

El PSOE presionará con dejar caer a los alcaldes de Podemos

El PSOE presionará con dejar caer a los alcaldes de Podemos

Este artículo de El País narra el chantaje político que va a empezar a ejercer el PSOE a Podemos allí donde ahora estén gobernando estos últimos. Dice que el “comportamiento de Podemos a lo largo de estos dos meses ha provocado una distancia abismal entre los dos partidos”, pero, ¿a qué comportamiento se refiere? ¿Al de Podemos o al del PSOE? Como ya escribí ayer en este artículo, más bien parece que el PSOE ha cambiado de estrategia política y ya encara unas nuevas elecciones. Y como siempre, el fiel y lacayo diario El País está dispuesto a ayudarle en lo que a la parte mediática le corresponde; no hay más que ver la viñeta que acompaña al artículo y que reproduzco al inicio.

Nota: La entradilla que se genera automáticamente (está justo debajo de estas líneas) parace que la ha escrito un catalán que no domina muy bien el español, ya que habla de “regidores” que es como se conoce a los “concejales” de los ayuntamientos en catalán. Aún será verdad eso que dicen de que en Cataluña están marginando la lengua española.

Los socialistas serán muy exigentes en el seguimiento de la gestión de los regidores para que Podemos reconsidere su negativa a facilitar que gobierne Pedro Sánchez

Fuente: El PSOE presionará con dejar caer a los alcaldes de Podemos

La estrategia electoral del PSOE

Pedro Sánchez: “No entiendo de dónde saca Iglesias tanto odio y rencor contra el PSOE”

Ha quedado clara la estrategia del PSOE: recuperar fuelle para unas futuras elecciones.

Si al final no puede llegar a la gran coalición con el PP (asistido por el bálsamo de Cs) porque sabe que eso sería su perdición política, tendrá que buscar otra alternativa: crecer. Y para crecer en votos en unas futuras elecciones hay que ir a buscarlos al sitio a donde se le escaparon estos últimos años: al partido Podemos.

Ya lo apuntaba la semana antes de las dos sesiones de investidura fallidas, cuando el PSOE realiza el ardid de la negociación en paralelo. Mientras ya lo tiene prácticamente atado con Cs, va mareando la perdiz con Podemos… tú me llamas, no, ya te llamo yo… nadie se sienta a negociar porque de hecho, en el PSOE no se quiere negociar. Cuando al fin consiguen sentarse PSOE y Podemos, al día siguiente anuncian el pacto con Cs y se realiza todo el show de la firma del acuerdo ante cámaras y medios de comunicación. Obviamente, esa tarde Podemos ya no se sienta a negociar. Es lógico, ¿cómo te vas a sentar a pactar con un partido que te ha sido “infiel” y “se ha ido a la cama” con otro (y además, de otra ideología!)?

Esa misma tarde, como si estuviera escrito o pensado días antes, Antonio Hernando hace estas declaraciones:

En éllas acusa a Podemos de mentir en reiteradas ocasiones (cuando luego se demuestra que no era así -indemnizaciones por despido, por ejemplo) y de votar “lo mismo que el Partido Popular”. Se trata de encasillar a Podemos con el PP, de demonizarlos ante el electorado del PSOE e intentar aparecer como los salvadores de España ante el diabólico PP+Podemos, porque ellos sí que pactan, pactan por el cambio (aunque sea con la ayuda de Cs). “Son éllos los que quieren que el PP y Mariano Rajoy sigan en el gobierno”, dice Hernando, cuando nadie diría que Podemos sea un partido que quiera que el PP continue en el gobierno. Comenta también que siguen negociando con el resto de “formaciones del cambio” para llegar a un acuerdo, que no resulta cierto, ya que todos los demás también abandonaron las negociaciones el mismo día (excepto los canarios), cosa que además quedaría demostrada días después en la votación de investidura. Se deduce que se trata de una táctica electoral para denostar al adversario y así intentar mejorar posición de cara a unas próximas elecciones: decimos que vamos a negociar con todos pero al final, solo hemos podido llegar a un acuerdo con Cs, por lo tanto, los demás apoyan al PP.

El líder de los socialistas señala que “cualquier candidato que desee intentar su investidura deberá contar con más de los 130 diputados que sumamos nosotros”

En la entrevista que El País le ha hecho hoy a Pedro Sánchez, éste abunda en la estrategia de ir directamente a por Pablo Iglesias acusándole de líneas rojas, de odio y rencor, de imponer una estructura de gobierno, de no querer un gobierno de cambio, de querer acabar con la división de poderes y de romper la integridad de España, de ser la “tabla de salvación de Rajoy” y traicionar a sus votantes, etc, mientras él se presenta como una persona que busca consenso (con Cs), de estar en un partido que busca una posición central y ser la alternativa al PP (ya que, según él, la suma de izquierdas no da y hay que hacer un gobierno “transversal”). También dice que “cualquier candidato que desee intentar su investidura deberá contar con más de los 130 diputados que sumamos nosotros (PSOE+Cs)”, con lo se descarta cualquier acuerdo con Podemos y además cierra la puerta a cualquier otro tipo de pacto para una legislatura (no sale ningún otro número).

La estrategia de momento parece que está funcionando, sobre todo porque ha “calentado” al líder de Podemos y ha hecho que se saliera de sus casillas en la investidura, cosa que el PSOE ha aprovechado para sacar el máximo rédito electoral, sobre todo en esta entrevista de Sánchez en El País, medio de comunicación frecuentado por el votante tradicional del PSOE.

Ante los peores resultados que ha obtenido el PSOE desde la transición, parece que ésta es la última baza que está jugando para volver a tener el peso del que gozó históricamente en la política española. Veremos que estrategia adopta ahora Podemos para contrarrestar estos ataques del PSOE, que aunque parezcan inofensivos (el buenismo con el que envuelve siempre Pedro Sánchez sus declaraciones), vienen cargados con mucha potencia y con la intención clara de aniquilar a su enemigo al precio que sea.