Archivo de la etiqueta: capitalismo

El neoliberalismo hace aguas

El capitalismo neoliberalista nos está llevando a que se acabe instaurando una renta básica (para que no estalle una revolución). Bueno, al fin y al cabo es lo mismo que la cartilla de racionamiento de los regímenes comunistas, ¿no? O sea, que vamos mal con un régimen u otro.
Pues a ver si van inventando otro rapidito, que este último ya hace aguas también…

La neoliberalización de Argentina con Macri

macri

La neoliberalización de Argentina es imparable y avanza a pasos de gigante. Leyendo el artículo adjunto se da uno cuenta de lo que está pasando en ese país y cómo se está destruyendo todo un país.

Malos, malísimos tiempos le esperan a Argentina. Claro, a nivel “macroeconómico” le irá bien, pero los que tengan menos van a estar peor, mucho peor.

Lo divertido de todo es que a este señor (Macri) le votaron democráticamente.

Transcurridos 50 días del mandato de Macri, se ha sucedido un frenesí de acontecimientos que lo que demuestran es que la pretendida “desideologización” y “pragmatismo” de Macri es completamente lo contrario.

Fuente: Argentina con Macri: Mucha ideología para que los tiburones coman

Cita de Karl Marx

Marx escribió en El Capital lo siguiente: “Los trabajadores son importantes para los mercados como compradores de bienes y servicios. Ahora bien, la dinámica del capitalismo lleva a que los salarios –el precio de un trabajo- bajen cada vez más, motivo por el que se crea un problema de falta de demanda de aquellos bienes y servicios producidos por el sistema capitalista, con lo cual hay un problema, no solo en la producción, sino en la realización de los bienes y servicios. Y este es el problema fundamental en la dinámica capitalista que lleva a un empobrecimiento de la población, que obstaculiza a la vez la realización de la producción y su realización”. Más claro, el agua. Esto no es Keynes, es Karl Marx. De ahí la necesidad de trascender el capitalismo estableciendo una dinámica opuesta en la que la producción respondiera a una lógica distinta, en realidad, opuesta, encaminada a satisfacer las necesidades de la población, determinadas no por el mercado y por la acumulación del capital, sino por la voluntad política de los trabajadores.

La gestión privada encarece un 25% el agua

La gestión privada encarece un 25% el agua

Catalunya va por delante en las privatizaciones. Supongo que demasiado tiempo gobernando CIU, la derecha catalana, que ha aplicado a su antojo el neoliberalismo que en los últimos 40 años ha estado tan de “moda”. Por cierto, sabía que Aguas Andinas (que ofrece sus servicios en parte de Santiago) era de Agbar (Aigües de Barcelona), pero no sabía que la había comprado la francesa “Suez”. Esto es como la electricidad, que Chilectra era de Endesa, pero Endesa ahora es de la italiana Enel. Mmmm, parece que España sigue los pasos de Chile en eso de “vendérselo todo”. Curioso esto del capitalismo: es como el Castillo del siglo XIII de Mequinenza; con el “generalísimo” y la construcción de la presa de Mequinenza, Enher (empresa pública eléctrica), ayuda a la reconstrucción de dicho castillo; luego unifican todas las eléctricas en Endesa y la privatizan, que luego es comprada por Enel. Y hoy, el Castillo del siglo XIII de Mequinenza es italiano. Oye, y sin guerras ni ná de ná.

Fuente: La gestión privada encarece un 25% el agua

La diferencia de precios en el área metropolitana de Barcelona entre municipios con gestión pública y aquellos con gestión privada alcanza el 91,6%

Tu estilo de vida ya ha sido diseñado

Tu estilo de vida ya ha sido diseñado

“Para que la economía se mantenga ‘saludable’, (Norte)América debe continuar siendo poco saludable. Las personas saludables y felices no sienten que necesitan más cosas de las que tienen, y eso quiere decir que no compran mucha porquería, no necesitan tanta entretención y no terminan viendo una gran cantidad de comerciales.
La cultura de trabajo de ocho horas al día es la herramienta más poderosa de las grandes empresas para mantener a la gente en este estado de falta de satisfacción en el que la forma de arreglar cualquier problema es comprando algo nuevo.”

Fuente: Tu estilo de vida ya ha sido diseñado

Hemos sido conducidos a una cultura que ha sido diseñada para hacernos sentir cansados, hambrientos de satisfacción, dispuestos a pagar grandes sumas por obtener conveniencia y entretenimiento y lo más importante, hacernos sentir vagamente poco satisfechos con nuestras vidas para que así, continuemos queriendo las cosas que no tenemos. Compramos en exceso ya que siempre sentimos que nos falta algo.

Max-Neef: “La economía neoliberal mata más gente que todos los ejércitos juntos”

Max-Neef: “La economía neoliberal mata más gente que todos los ejércitos juntos”

Hace tiempo que se sabe, pero hay que ir repitiéndolo de vez en cuando.

Max-Neef: “La economía neoliberal mata más gente que todos los ejércitos juntos”

El economista chileno Manfred Max-Neef reniega de una economía neoliberal para la que los seres humanos son “irrelevantes” y que, en su opinión, “mata más gente que todos los ejércitos juntos”. Galardonado en 1983 por los Right Livelihood Award, considerados Premios Nobel alternativos, Max-Neef se p…

El futuro del capitalismo es totalmente utópico.

El futuro del capitalismo es totalmente utópico.

El mito de la caverna, pues vivimos en una enorme caverna de múltiples salas con una estrecha y oculta salida al exterior que pocos optan por tomar.

Los medios de comunicación de nuestro tiempo son un fiel reflejo del mito de la caverna de Platón. En el fondo de esa caverna del mito había unos humanos encadenados, que todo lo que sabían de la realidad eran lo reflejado por unas sombras proyectadas en la única pared que podían observar. Unas sombras proyectadas por otros hombres que eran los dueños de sus vidas y también de la misma caverna, pues en la propiedad anda el asunto.

Un día uno de ellos se desató, salió al exterior y observó la luz del Sol que hizo casi que le ardiesen los ojos en llamas. Entró de nuevo asustado y muy temeroso de esa dañina luz, cuestionándose que demonios era lo que acababa de ver. Pero volvío, se atrevió venciendo su curiosidad y ansia de saber al miedo, para de paso retornar una vez más al foso del que procedía para avisar al resto de sus compañeros encadenados y que fuesen con él a ver esa luz. Estos no le creyeron, le ignoraron tachándole de loco y continuaron observando sus bonitas sombras en la pared. Después el “desatado” se marchó de nuevo al exterior para contemplar la luz del sol él solo, para no volver jamás aunque no supiera a donde le conducirían sus pasos.

¿Familiar, no? No es novedad que los mass media conforman todo un entramado de desinformación e intoxicación mediática, deformando la información, omitiéndola que a veces es hasta peor o diréctamente inventándosela sin más preámbulos. Son empresas con dueños y accionistas, por lo que amplifican la voz de aquellos a los que pertenece y ya está. Proyectan las sombras que ellos deciden para que los encadenados continúen asociando la realidad con las mismas, tapando siempre la luz del Sol a toda costa por temor al descontrol social. No hay nada más peligroso que una utópica población bien informada y formada, ya se sabe.

El problema es que en nuestro tiempo es un poco más complejo porque no hay una sola caverna, pues sería demasiado evidente la proyección de sombras, sino un puñado de las mismas para que los encadenados puedan hasta discutir sobre que sombra les parece más real. La luz sigue estando ahí, quema cuando la ves por primera vez y probablemente hasta aterrorice, pero una vez acostumbras tus ojos al ardor eres incapaz de asociar las viejas sombras con la realidad.

En ese momento ígneo adquieres la macabra virtud de ansiar el quemarte los ojos constantemente mirando de frente al Sol, buscando purgar hasta la más recóndita sombra que tenías en tu interior. En ese momento tu mente empieza a ser libre y solo piensas en intentar que los demás lo vean tan claro como tú, auque ni ellos mismos quieran. En ese puto momento escoges entre la cómoda felicidad de vivir por vivir sin más en la sombra o encaminarte hacia la búsqueda de lo real, de la luz, de la verdad constante en todo lo que nos rodea.