Prisión permanente revisable: linchamiento social

Acabo de ver en la televisión una manifestación de hoy mismo (sábado, 21 de abril de 2018) de familiares de víctimas de delitos graves (asesinatos de niños, violaciones, etc), pidiendo la prisión permanente revisable.

“Prisión permanente revisable”, un eufemismo de “cadena perpetua”.

Viéndolo me ha recordado a esos linchamientos que se hacían antiguamente cuando la gente “decidía” que había que matar a alguien por un delito que éllos mismo habían juzgado y sentenciado.

Al fin y al cabo, esa manifestación es lo mismo, pero de forma actualizada al día en que vivimos hoy. No deja de ser una “venganza” y no tiene nada que ver con la justicia. Está demostrado que un potencial asesino no va a cambiar su comportamiento por una pena de 25 años o una de cadena perpetua, es decir, que no tiene un efecto disuasorio.

Está claro que hay una derechización de la sociedad actual, sobre todo en Europa, adalid de los derechos humanos y la justicia, aunque cada día quede menos de todo ello. ¿Será eso consecuencia de la neoliberalización que está sufriendo? Seguramente, pues la neoliberalización suele llevar acompañada dicha derechización de la sociedad, producto fundamentalmente del individualismo que fomenta e inculca para separar a la sociedad y así sea más fácil que pueda ser controlada por el poder real. La pregunta que deberíamos hacernos es si esto nos lleva a algún lugar o tiene futuro una sociedad así, dividida. Hay que pensar que la especie humana ha llegado hasta aquí debido a la colaboración social. Si rompemos esto, ¿qué futuro nos espera?

Manipulación en las encuestas del 9N catalán

urna 9n

Hace unos días me encontré a un amigo que trabaja en un call center, y como hacía tiempo que no le veía, intercambiamos varias anécdotas de la vida y del trabajo. Una de las anécdotas me resultó curiosa y por eso he decidido compartirla en mi blog para que la gente vea la manipulación que hay detrás de las encuentas políticas que se hacen en España (y este caso debe ser la punta del iceberg, sobre todo viendo lo ocurrido en las últimas elecciones habidas en España).

Mi amigo me contaba que en el call center donde trabaja suelen realizar encuestas durante un tiempo según el cliente que contrate sus servicios. Suelen ser encuestas preparadas donde en un ordenador les vienen las preguntas y una lista de teléfonos fijos a los que llamar. Ellos van llamando e introducen los datos de las respuestas en el ordenador.

Un par de meses antes del 9N de 2014 (día de la consulta catalana), les llegó un encargo para realizar una encuesta relacionada con el 9N y el independentismo en Cataluña (el cliente era de Cataluña, no puedo decir más). Mi amigo me decía que normalmente los datos de las personas que ofrece el programa informático están recabados de forma en que tratan de obtener la mejor muestra posible de población para que sean fiables (con un margen de error dado). Los empleados del call center empezaron a realizar la encuesta de forma profesional con los datos que les ofrecía el programa informático, pero conforme avanzaba la encuesta, se iban conociendo resultados parciales por los empleados (no pregunté cómo) y en un momento dado arrojaba un 30% de sí a la independencia y un 70% que no.

Como a los que contrataron la encuesta no les gustaba el resultado, se decidió hacer modificaciones a la encuesta en curso: los empleados del call center usarían los datos del ordenador como siempre, pero en lugar de llamar al teléfono fijo, tendrían un papel (cada empleado) con una lista de teléfono fijo (que coincidiría con el del ordenador) y un nuevo teléfono (esta vez un móvil). Por tanto, para cada llamada tendrían que buscar el teléfono fijo que aparecía en el ordenador en la lista del papel que les habían proporcionado y llamar al teléfono móvil en lugar de al fijo que aparecía en el ordenador. Pero las respuestas que ofrecía la persona a la que llamarían los pondrían en el ordenador (asociados a ese número fijo). Es de suponer que los teléfonos móviles de la lista en papel pertenecían a gente más afín al movimiento independentista catalán.

Lo más sorprendente de todo es que el resultado seguía arrojando resultados que no eran del agrado del cliente que había encargado la encuesta. Al final se publicó esta encuesta en los medios de comunicación catalanes con un resultado muy igualado, resultado que no tenía nada que ver con el que arrojo la encuesta que realizó la empresa.

Por supuesto, esto no hay forma de demostrarlo, pero sinceramente creo que lo que me contó mi amigo es cierto, porque le conozco de hace muchos años y sería absurdo inventarse una anécdota tan enrevesada para atraer mi atención.

Por último, creo que si en algo no oficial como la consulta catalana del 9N se llega a realizar este tipo de manipulación de datos, ¿hasta dónde pueden llegar (o ya ha llegado) en las encuestas para eventos oficiales de carácter muy relevante, como pueden ser unas elecciones españolas a nivel estatal o de una comunidad autónoma? Es por eso que creo que la mayoría de encuestas fueron manipuladas en el 26J de 2016, con el consecuente resultado que hubo en las elecciones (es decir, encuestas manipuladas previas a los comicios para manipular sus resultados, todo de forma muy bien elaborada). En cambio, en las elecciones del 20D de 2015 no creo que se manipularan mucho las encuestas, solo la “subida” artificial de Ciudadanos para hacer creer a la gente que eran relevantes y que así les votaran más.

La neoliberalización europea

¿Qué está pasando en Europa? ¿Por qué hay un auge tan grande de la derecha más radical?

En Europa se está instaurando el “neoliberalismo” como el que hay en países como EE.UU, Reino Unido, Alemania o Chile. Y quien vaya en contra (aunque sea un poquito), se encuentra con los “mandamases” de la UE que aplacan rápidamente cualquier intento contrario, que por cierto, la mayoría provienen de empresas como Goldman Sachs, es decir, de los poderes fácticos, de la banca y la inversión especulativa, quien realmente gobierna el mundo en la sombra.

Europa, desde la segunda guerra mundial con la guerra fría y los “dos bloques” enfrentados, había vivido en un estado de bienestar que le había dado derechos, servicios públicos de calidad y un nivel de vida muy bueno a la sociedad. Esto se hizo para hacer que el bloque occidental viviera una etapa sin guerras y haciéndoles creer que el mundo comunista era el enemigo pero en occidente se vivía mejor, convenciendo a la sociedad occidental de su “forma de ser”, su “way of life”. La publicidad, el cine estadounidense y los medios de comunicación en general ayudaron a este convencimiento hacia el nuevo sistema. Pero con la “caída del telón de acero” y el nuevo ordenamiento internacional, el estado del bienestar ya no es necesario: EE.UU, que destina más de 600 mil millones de dólares a presupuesto militar -muchísimo más que cualquier otro país-, domina el mundo sin oposición real. Y ante este dominio y siendo el nuevo imperio mundial, lo que hace es implantar en el mundo su modelo, el modelo neoliberal.

Pero esta implantación llegó incluso antes de que cayera el telón de acero. Empezó en los años 80 en Reino Unido y Chile, con Margaret Thatcher y Pinochet respectivamente, y que luego en la primera década del milenio continuó Alemania con el canciller Schröder, que inició una política de recortes en el aparataje público para introducir las medidas neoliberales por excelencia: la privatización y precariedad laboral, con el consiguiente aumento de la desigualdad. Hoy en Alemania un porcentaje de las personas de la tercera edad es pobre y no puede dejar de trabajar al llegar a la jubilación.

Lo que viene detrás de la privatización es el hecho de que la propiedad de casi todo lo que tiene un país pasa a manos privadas, a manos de unos pocos, lo que significa una acumulación de poder muy grande por dichos propietarios, que a su vez también poseen muchas de las mayores empresas de un país. Normalmente, estos “pocos” suelen ser grandes fondos de inversión que posee parte de los mayores bancos del mundo (véase BlackRock).

Un ejemplo claro de la neoliberalización en el mundo son los tratados de libre comercio que EE.UU. ha firmado con muchísimos países del mundo. En el caso concreto de Europa, el llamado TTIP, un tratado que tiene que estar guardado bajo fuertes medidas de seguridad para que casi nadie pueda verlo, lo que da a pensar que no pareciera ser algo que le fuese a gustar a la sociedad. En caso de firmarse significaría el sometimiento total y completo de Europa a las políticas de EE.UU. y sus grandes empresas multinacionales.

Hoy día, EE.UU. es el imperio que controla el mundo, con pequeños reductos que aún resisten -poco- al invasor, y como tal, ejerce su autoridad sobre el mundo con puño de hierro. Antes, siglos atrás, esto se hacía con guerras y sin ningún miramiento. Ahora se hace de forma muy inteligente, silenciosamente, poco a poco, pero sin pausa. Bueno, alguna guerra que otra aún hacen los EE.UU. para justificar su brutal gasto militar y para disuadir a cualquiera que les quiera hacer sombra: guerras de Vietnam, Afganistán, Irak, Siria y todo oriente medio para tener el control del petróleo y la geopolítica mundial; todos los golpes de estado en América Latina para poner dictadores que gobernasen los países con el “control remoto” estadounidense (lo mismo que luego hicieron por ejemplo en Irak).

La última crisis, que muchas veces pareciera hecha a posta, ha abierto las puertas a la neoliberalización de los países más débiles. Solamente hay que ver lo que ocurre en España. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria que se llevó por delante el empleo y los bancos: el primero debido a la poca diversificación de la economía española (todo era construcción y burbuja); los segundos, convenientemente rescatados con dinero público que ha ido a contar como deuda a todo el país.

Con este panorama, era fácil ver que España, siendo uno de los países débiles, era uno de los primeros candidatos donde iban a aplicar las medidas neoliberalistas comenzadas en los años 80. Incluso los primeros en empezar a aplicarlas fueron los llamados “socialistas” (PSOE), con la expédita reforma de la constitución del artículo 135 en 2010, que obligaría a partir de entonces a pagar la deuda a terceros antes que los servicios sociales básicos. Pero no olvidemos como se produce esto: son los dirigentes europeos quienes llaman al gobierno español para que realice estos cambios. Recordemos que esos dirigentes europeos vienen de la empresa privada y muchos habían trabajado en grandes corporaciones financieras como Goldman Sachs (Mario Dragui) o luego fueron ahí (José Manuel Durao Barroso). Tampoco olvidemos a Luis de Guindos (Lehman Brothers y ahora vicepresidente del BCE), Emmanuel Macron (Banca Rothschild), Jean Claude Juncker (el que hizo de Luxemburgo un paraíso fiscal para las grandes empresas), etc.

Y con las medidas que dictaron los hombres de negro desde Europa, se continuaron aplicando medidas neoliberales en España (y otras): básicamente privatizaciones (muchas a escondidas) y recortes en servicios sociales para que pasaran a manos privadas. Esto es fácil de ver en la sanidad. Con su recorte la gente ha ido contratando cada vez más seguros privados de salud. Hace 10 años atrás no se veían anuncios de este tipo de empresas, y hoy no paran de salir anuncios en televisión (Sanitas, Adeslas, etc). El sitio donde ha sido más evidente el recorte ha sido en Cataluña. De hecho, Cataluña siempre ha sido la comunidad española donde más privatización ha habido en la sanidad desde el fin de la dictadura. Hay que recordar que la gente de CIU estudió en EE.UU. y vinieron programados para hacer lo que han hecho. Hasta los de ERC están de acuerdo con ello: ver video y leer esto. Hasta se hacen grandes eventos de limosna mediática típicos de los países neoliberales como La Marató de TV3 (ver la Teletón Chilena), eventos que no dejan de ser una especie de paliativo a las inexistentes políticas sociales y que al final lo único que hacen es enriquecer aún más al sector privado, porque ese dinero que se recauda va directo ahí, a centros de investigación, acogida social, etc, todo privado.

Además de todo esto referente a lo económico, el neoliberalismo lleva aparejada también una cultura propia, la cultura del individualismo y el centro comercial. Antes la gente salía a divertirse o hacer cosas en comunidad: hoy va al centro comercial, sobre todo el fin de semana. Son los nuevos templos religiosos donde va el consumidor programado por los anuncios de televisión a comprar algo que no necesita, algo que le han hecho que necesite. Ahí aparecen los medios de comunicación, el otro gran medio de poder con el que el neoliberalismo llega a la sociedad. Hoy día todos los medios nacionales comulgan en cierto grado (normalmente alto) con el ideario y expanden sus ideas sin preguntarse mucho nada. Seguramente esa sea la causa por la cuál hoy en día da vergüenza ver la programación de la televisión (incluso las públicas, convertidas en meros escaparates del partido político de turno que las controla) o leer algún periódico de tirada nacional, como El País, que ha experimentado una degradación brutal por permanecer al servicio del ideario neoliberal.

Si a la precariedad, recorte de servicios públicos con el consiguiente desencanto social, añadimos las migraciones que provocan las guerras de oriente medio y el hambre de África, ya tenemos el cóctel perfecto para la aparición de partidos políticos de derechas de cariz fascista que aprovechan la xenofobia causada por todos estos elementos para crecer y casi llegar al poder en algunos países europeos. ¿Empezó así la Alemania de los años 30?

En resumen: quien gobierna son los banqueros y grandes empresarios (¿Grupo Bilderberg?), que usan los medios de comunicación globales para programar a la población y hacerles creer lo que necesitan que creamos para que ellos no pierdan su poder, es decir, que sigamos comprando sus productos creándonos necesidades artificiales, y que no protestemos contra nada de lo que se nos imponga, ya que nos han hecho creer que así ya estamos bien, ahogados con deudas y trabajos de miseria. La prueba más palpable de todo ello es que los partidos que defienden este ideario han estado gobernando prácticamente en toda Europa durante los últimos lustros, pero amenazados hoy día por los nuevos partidos políticos de derecha fascista que están creciendo día a día y que a punto están de entrar a gobernar en algún país europeo.

Desmontando las de medidas de Ciudadanos para las pensiones y el futuro de España

Albert Rivera le dice al Gobierno que el 'triunfalismo sobra' y reclama reformas laborales y fiscales

Las medidas planteadas hoy por Ciudadanos sobre las pensiones son un engaño neoliberal que puede traer unas muy malas consecuencias y un empobrecimiento generalizado a la población española. Veamos por qué.

La propuesta principal es bajar el IRPF (impuestos) a las pensiones más bajas (entre 12 y 17 mil euros). Es decir, pan para hoy y hambre para mañana, ya que al rebajar los impuestos, se recauda menos y hay menos dinero para temas sociales en el conjunto del estado, lo que puede implicar más recortes a futuro en educación y sanidad. Hay que tener en cuenta también que con los límites propuestos, la medida solamente afectaría a un 25% de pensionistas. Un caramelito para los más pobres y se continuaría con la bajada a futuro del resto de pensiones (el 75% restante!).

La segunda, medidas para fomentar la de natalidad, cuando parece que en todo el mundo está cayendo de forma generalizada (y los problemas son de índole mundial). Concretamente propone deducciones fiscales en la educación de 0 a 3 años y la semana de paternidad extra que han pactado incluir en los Presupuestos de 2018 y que se suma a la que se incluyó en los del año pasado. O sea nada, debido a la poca natalidad que hay en España hoy día y la poca que se espera a futuro (igual que en el resto del mundo).

A medio plazo propone que hay que hacer una reforma contra precariedad con un contrato estable, la mochila autríaca y un bonus para las empresas que contraten de forma estable. Es decir, contrato indefinido único con 20 días por despido, lo que se traduce en un mercado laboral aún más precario que el actual (sería tener un único contrato virtualmente temporal); la mochila austríaca significaría que la gente que quedara sin empleo dejaría de tener la protección del subsidio de desempleo que hay actualmente (en los países donde existe esta medida, cuando pierdes el empleo te queda una mísera paga de entre 3 a 6 meses); y por último, beneficiar con menor pago de impuestos a las empresas que contraten “establemente” (o sea, con un contrato único que ya es precario). Cualquier economista de primero de carrera sabe que estas medidas lo que van a hacer a medio y largo plazo es un empobrecer a los trabajadores siguiendo el modelo de EE.UU, Alemania o Chile, por citar algunos ejemplos.

En resumidas cuentas, la propuesta de Ciudadanos lo que nos dice realmente es que prácticamente no van a dar nada a los pensionistas hoy, y medio y largo plazo van a empobrecer aún más a la población (pensionistas incluidos). Esperable y del todo normal, es la finalidad de este partido político: aplicar medidas neoliberales.

El líder de Ciudadanos le exige al PP que solo les apoyará si plantean medidas como la reforma laboral propuesta por la formación naranja, reducir el IRPF o fomentar la natalidad.

Fuente: Albert Rivera le dice al Gobierno que el ‘triunfalismo sobra’ y reclama reformas laborales y fiscales

Celestino Corbacho del PSOE parece del PP

La noche en 24 horas - 13/03/18 - RTVE.es

Esperpéntico: Celestino Corbacho, ex ministro de trabajo del PSOE y ex militante del PSC, sale en el programa La noche en 24h y parece que sea representante del PP. Es realmente penoso el tema del PSOE, pero siguen engañando a la gente. ¿Pedro Sánchez controla el partido o realmente el partido aún está controlado por los poderes ocultos esos de los que habló en el programa Salvados? Creo que más bien lo segundo.

Pedro Sánchez solamente es una cara bonita que dice las cosas que la gente quiere oír, pero a la hora de la verdad no hace nada de lo que prometió cuando ganóa Susana Díaz la elección a secretario general del PSOE con similares argumentos.

Por delante una cosa, pero cuando la población no se entera porque los principales medios de ámbito nacional lo ocultan, hacen otra. Entre otras cosas y la más grave, seguir manteniendo al PP en el poder con la ayuda de Ciudadanos.

Aprovecho para denunciar la manipulación mediática que sigue realizando RTVE, una emisora pagada con dinero público que sirve de escaparate y medio de nivel nacional para la propaganda del partido en el poder, el PP. Más que vomitivo, despreciable, reprobable e indignante.

El análisis de las claves del día. Informativo con entrevistas y debates sobre diversas cuestiones de actualidad. El programa ofrece la posibilidad de que los espectadores participen opinando sobre las cuestiones debatidas mediante un foro en la web de RTVE.

Fuente: La noche en 24 horas – 13/03/18 – RTVE.es

La idiotización de la sociedad como estrategia de dominación

La idiotización de la sociedad como estrategia de dominación

Muchas novelas distópicas han tratado estos temas, pero aunque todas parecían estar muy lejanas a la realidad, cada vez me doy cuenta que la realidad actual se empieza a parecer demasiado a esas novelas distópias (1984, Un mundo feliz, Fahrenheit 451, etc).

La gente está imbuida hasta tal extremo en el sistema establecido, que es incapaz de concebir alternativas a los criterios impuestos por el poder.   Para conseguirlo, el poder se vale del entr…

Fuente: La idiotización de la sociedad como estrategia de dominación

Puigdemont no será “president”

No, no lo será. Si regresara, va a la cárcel. Si intentara que lo elijieran por voto delegado o por videoconferencia, seguiría el 155 y eso llevaría a unas posibles nuevas elecciones. Pero a Convergència no le interesa que haya nuevas elecciones, porque ya tiene lo que quería: ser la primera fuerza nacional-catalana superando a ERC. Esto hacía tiempo que no ocurría, porque aunque hubiera ido junto a ERC con JxSí, en los sondeos siempre daban a ERC la victoria.

Convergència no puede perder la oportunidad de seguir gobernando como lleva haciendo desde 2010 cuando Artur Mas ganara las elecciones (con el apoyo del PP). Y si el gobierno español no quiere a Puigdemont como “president”, algo inventarán, han desmostrado ser muy creativos. Ya se oyen rumores de que la posible candidata a presidenta en sustitución a Puigdemont sería Elsa Artadi, candidata de Junts per Catalunya y directora de campaña en estas últimas elecciones.

Con tal de seguir en el poder, está claro que Convergència es capaz de hacer cualquier cosa: desde ondear la estelada para ocultar los recortes y la corrupción, el “paso al lado” que tuvo que dar Artur Mas, la candidatura conjunta con ERC (JxSí), la huída de Puigdemont a Bruselas, hasta el sacrificio político de Puigdemont. Lo que sea por seguir en el poder y continuar tapando la corrupción del 3% (aunque con el “cas Palau”, hasta Artur Mas ha tenido que apartarse aún más del partido).

Y la estrategia sigue funcionándoles a las mil maravillas. Eso sí, con la inestimable ayuda de la televisión y radio públicas de Cataluña (TV3 y CatRadio), como ya se ha comentado otras veces.

C’s devora al PP y se pondría casi a la par con el PSOE en unas elecciones generales en 2018

C's devora al PP y se pondría casi a la par con el PSOE en unas elecciones generales en 2018

En un momento de urgencia social, pobreza, precarización laboral, etc, la gente vota derecha (ahora, la de “sabor naranja”). Pero no me extraña, puesto que la presión de los medios de comunicación es brutal, siendo que a día de hoy casi no hay ninguno a nivel nacional que tan siquiera hable un poco de la izquierda (digo la real, no del PSOE).

Esto nos da a entender por un lado que la gente es fácilmente manipulable por los medios de comunicación, y por otro, que la gente ya ha tirado la toalla y pasa completamente de votar (aumento de la abstención). Perfecto, el resultado que se espera en un sistema de “democracia neoliberal”: en EE.UU. o Chile, por poner dos ejemplos claros, vota alrededor de 40% en las elecciones presidenciales. Más de la mitad de la población ha perdido la esperanza de que se puede hacer algo para balancear un poco el poder y revertirlo a las clases más bajas. Al final, el poder es el poder, y nadie va cambiar nada (véase la abstención del PSOE en las elecciones de 2016 para que gobernara el PP).

El triunfo del individualismo y la insolidaridad, el pensar en uno mismo y no preocuparse por nadie, cuando la sociedad humana ha llegado hasta hoy justamente basándose en la colaboración social.

No sé a dónde nos va a llevar este modelo egoísta, insolidario e individualizador, pero me temo que a nada bueno.

Ciudadanos se consolida como la fuerza política emergente de la derecha español, y superaría los cinco millones de votos en España si se adelantasen los comicios, mientras que la izquierda registra una profunda desmovilización de sus electores, y casi millón y medio de ellos se abstendrían, según las estimaciones de Jaime Miquel y Asociados (JM&A) para Público.

Fuente: C’s devora al PP y se pondría casi a la par con el PSOE en unas elecciones generales en 2018

Juego de tronos versión catalana

¿Qué está ocurriendo a día de hoy en el juego de poder que hay en Cataluña?

Como ya he comentado en artículos anteriores, Convergència (CiU, CDC, PDeCat, etc… -cuando un partido cambia tanto de nombre, algo no va muy bien) ha hecho lo que ha hecho para mantener el poder, para seguir controlando Cataluña como si fuera su chiringuito playero (mejor que “cortijo”, dada la geografía) donde cobrar el 3% por todo lo que le pasara entre las manos era habitual; con casi todos sus tesoreros imputados por temas de corrupción; y con Jordi Pujol, presidente de la Generalitat durante 23 años, y toda su familia investigados también por corrupción. En este aspecto compite con el PP al premio a partido más corrupto de Europa.

A día de hoy, la problemática subyace en el pulso de poder entre Convergència y ERC por la dirección del gobierno catalán. ERC nunca ha tenido un liderazco capaz de llevar todo esto del “prusés” adelante, y cuando se vió con posibilidades de gobernar, cedió esa responsabilidad a Convergència. Claro que Convergència no se lo ha encontrado porque sí, si no que de hecho Convergència ha sido la instigadora y orquestadora de todo el asunto, como comentaré en próximos artículos. Pero a modo de resumen, todo empieza cuando el PP gana las elecciones de 2011 con mayoría absoluta, y al no poder negociar nada para conseguir migajas, Convergència, con Artur Mas a la cabeza, inicia el “camino a Ítaca” para ocultar los recortes que iba a hacer en los próximos años. Tampoco tuvieron muchos escrúpulos para llevarlos a cabo, dada su “vena” neoliberalista (la mayoría de miembros del antiguo gobierno habían estudiado en universidades estadounidenses, como pertoca a los miembros de la burguesía conservadora catalana). No les tembló el pulso a la hora de recortar pagas extras a los funcionarios (a mí aún me deben una parte de la de 2012) y privatizar edificios (los vendía y luego los realquilaban!), aguas municipales y públicas, etc. ¿Qué mejor que usar una “señera” para ocultar todo esto? Y claro, como ERC subía y subía elección tras elección, que mejor que invitarles a unirse a ellos para así, seguir teniendo el poder: no olvidemos que según las encuestas, en las elecciones de 2015, ERC hubiera conseguido la victora, pero el miedo a llevar el rumbo del “barco a Ítaca” dejó el timón a Convergència, que continuó a la suya, eso sí, cediendo la consellería de economía a ERC; la consellería donde menos margen de maniobra tenía ERC y, debido al recorte presupuestario de Madrid, la consellería donde si seguían haciendo recortes, los perjudicados de cara a la población era la propia ERC: una jugada maestra de Convergència.

Por estos motivos, Convergència, que ya empezó la pre-campaña electoral desde Bruselas para el 21-D, ha estado intentando volver a repetir una alianza con ERC. La jugada es buena se mire por donde se mire para Convergència, pues pone entre la espada y la pared a ERC, que siguiendo con un líder que no se atreve a gobernar (que ahora está en la cárcel, y tienen a una lideresa peor aún, mintiendo sobre el uso de la fuerza, etc) y ante los resultados de las últimas encuestas que la dan como ganadora,  no tenía más remedio que aceptar el órdago o ir a por todas y atreverse a gobernar de una vez. Y si al final ERC no consiguiera las alianzas necesarias y acabara en la oposición, Convergència se lo recordaría toda la vida: “el partido que al no ir unidos dejó perder la oportunidad de conseguir -implementar mejor, porque dicen que está vigente- la independencia de Cataluña”.

En cualquier caso, ahora está claro que ERC irá sola a las elecciones, y con las encuestas de cara, va a tener que gobernar sí o sí… siempre que Ciudadanos se lo permita, pues no paran de subir en las encuestas, y aunque todos sabemos que éstos luego se deshinchan en las elecciones generales, en las elecciones catalanas ha sido siempre justo al contrario. ¿Y si ganara Ciudadanos las elecciones?

Una duda que me salta a la mente una y otra vez estos días: si habían declarado la independencia y querían continuar “sí o sí”, ¿por qué los partidos independentistas se presentan a unas elecciones que ha “convocado” el gobierno español? A lo mejor es que nunca han querido de verdad proclamar la independencia de forma unilateral y han montado todo este circo para simplemente seguir en el poder.

Y en toda esta formación de bloques (155 – indepes), los mayores perjudicados han sido los comunes y las CUP, justamente los que proponían medidas sociales para rescatar a una población destrozada con más de 10 años de crisis y recortes, con privatización de sanidad (Cataluña siempre ha sido la más avanzada en ello –confirmado hasta por gente de ERC), con paro que a duras penas baja del 20%, con subidas de la electricidad que en España se paga a precio de oro para enriquecer a unos cuantos, etc. ¡La polarización les ha venido de perlas! Sí, pero no a los más vulnerables, si no a los de siempre. Parece que estuviera hecho a posta. Cuando polarizas de esta forma y no cabe la discrepancia, todo lo demás muere, pues se han encendido las emociones de la gente usado métodos provenientes de la publicidad para manipular sin ningún miramiento a la población. Y para esto, la televisión pública catalana ha sido el vector inductor.

Con este escenario, el juego de tronos catalán prepara la apertura de la siguiente temporada con más de lo mismo, pero diferente, porque nunca hay nada igual. Solo queda responder a la incógnita:

¿Quién “morirá” en el siguiente episodio?

Política, música, historias…