Crítica al artículo “El flaite y el discurso de la sociedad chilena”

El flaite y el discurso de la sociedad chilena

Estaba leyendo El Mostrador y me encuentro este artículo de un sociólogo llamado Gustavo Andrés Sánchez, donde se habla del flaite chileno.

En él se muestra el gran desconocimiento que hay por una parte de la sociedad chilena sobre la persona que se etiqueta como “flaite”. Ese desconocimiento se hace patente sobre todo por la clase “pudiente” (cuicos) o de mayor estatus social (con más poder económico): creen que ser flaite se elige.

Creen que se elige ser flaite debido al discurso neoliberalista que tiene interiorizada la sociedad chilena: “si no consigues nada en tu vida, si eres pobre, es por tu culpa, ya que el sistema da las mismas oportunidades a todo el mundo”.

Un flaite es una persona que ha nacido o se ha criado en un entorno social complejo, conflictivo, generalmente en familias con bajos ingresos económicos y con un bajo nivel educativo. Esto ocurre de forma muy común en Chile debido a las grandes desigualdades que existe en su sociedad. En Chile, quien no nace en un entorno aposentado, tiene prácticamente vetado el acceso a una buena educación y a un mejor nivel social. Es decir que, en general, el “ascensor social” no funciona. Por tanto, se podría concluir que flaite se nace, no se hace, y mucho menos, se elige. Su falta de educación, su forma de vestir, hasta de hablar proviene de su entorno. Es lo que ha visto y ha aprendido porque no le han podido ofrecer nada más. La existencia de flaites es el fracaso de una sociedad como la chilena, que teniendo un PIB per cápita bastante alto, tiene una desigualdad (ver índice GINI) y unas bolsas de pobreza extrema que no ha sabido erradicar, muchas veces debido a la negación de su existencia, tanto por la sociedad como por los medios de comunicación.

Nota: Chile está en el puesto 141 en desigualdad según el índice de GINI de una lista de 160 países, cuando en PIB per cápita se encuentra entre los 50 primeros.