Trabajadores autónomos e impuestos y el neoliberalismo del diario Vozpópuli

autónomos

Voy a intentar desmitificar la creencia extendida que hay de que los autónomos pagan muchos impuestos.

Partamos de la base de lo que paga en impuestos un trabajador por cuenta ajena en España. Para el razonamiento se han utilizado los datos publicados por el gobierno español en su web. Aproximadamente, si cobra en bruto unos 30.000 euros al año, le podrían quedar limpios unos 20 o 22.000 euros, lo que implica aproximadamente entre un cuarto y un tercio de lo que cobra se va en impuestos (y que paga la empresa, esto no hay que olvidarlo).

Un trabajador autónomo suele cotizar por la base mínima, lo que implica también menor dinero en su jubilación y menor contribución al pago de la Seguridad Social (SS), donde está incluida también la salud. ¿Por qué el trabajador autónomo puede elegir lo que al final va a contribuir y un asalariado no? ¿No sería mejor utilizar un criterio basado en porcentajes como ocurre con el trabajador por cuenta ajena? Sinceramente pienso que sería más justo para todos: para la SS y para el autónomo (ya que vería incrementada su jubilación). Para que el autónomo llegara a una jubilación de unos 1.500€, debería aumentar su cotización en un 50%. Suponiendo que lo haga usando la base mínima, pasar de unos 260€ a unos 400€. Algo que el trabajador por cuenta ajena ya hace (y quizás en más cuantía) con las retenciones que se le practican en la nómina mensual.

Pero como decía antes, lo mejor sería usar el mismo criterio que se usa para los trabajadores por cuenta ajena, es decir un criterio porcentual y progresivo en función del rendimiento neto de su actividad. Esto mismo lo han propuesto como mínimo tres partidos políticos: PSOE, Ciudadanos y Podemos. Y luego te encuentras artículos como este de Vozpópuli, y que pasaré a analizar, en el que se criminaliza que se quiera arreglar el desaguisado que hay con los autónomos en España.

En dicho artículo aparece el economista «liberalista» Juan Ramón Rallo (conocido por escribir libros como el titulado «Contra la renta básica») en el que calcula que si se aplicaran estos nuevos criterios el autónomo tendría que pagar unos 80€-100€ más al mes de media. Si nos remitimos al cálculo anterior (de 260€ a 400€) y a lo que decía el artículo de El País (un 80% de los autónomos cotizan con la base mínima), nos damos cuenta que coincide bastante el cálculo. Para un autónomo que ganara 30.000€ brutos al año significaría pagar unos 8.000€ – 10.000€ de impuestos, que coincide con los cálculos iniciales realizados al principio para un trabajador por cuenta ajena.

Sinceramente, pienso que todo cuadra y todo tiene sentido. Además, el autónomo dispondrá de mejor jubilación cuando llegara el momento. No entiendo por qué el artículo de Vozpópuli ataca directamente este idea y defiende a capa y espada el antiguo modelo. A no ser que lo que quieran, y creo que es lo más probable viendo que Juan Ramón Rallo es colaborador de dicho diario, introducir un modelo laboral basado en convertir a los trabajadores en autónomos.

El artículo reza:

La disminución de ingresos netos puede implicar que muchos autónomos deban suspender sus seguros médicos privados, sus planes de pensiones, etc., con grave impacto sobre estos sectores y también en el consumo en general.

¿Cómo? ¿Que los autónomos deberán suspender seguros médicos y planes de pensiones privados? ¿Pero no están pagando para cotizar en el sistema público de sanidad y jubilación? Sinceramente, creo que esta frase aclara perfectamente la posición de este diario a la hora de posicionarse por un sistema privado de salud y de pensiones.

Más:

El actual sistema, en que el autónomo tiene un mínimo de cotización y, a partir de ahí, puede elegir un nivel superior, sin ser perfecto, tiene sus ventajas. Cierto que a menor cotización corresponde una pensión estatal más baja pero, si el trabajador lo considera conveniente, puede colocar la diferencia y en un fondo de pensiones privado. De esta forma, esos recursos, en lugar de ser dilapidados ipso facto por los políticos, acaban constituyendo un fondo de ahorros que, canalizado convenientemente, ayuda a financiar la inversión productiva y el bienestar de la sociedad. Y en lugar de detraer ahorro disponible, tal cual sucede con la financiación del déficit público, contribuye a incrementarlo.

O sea, que la menor cotización es deseable porque así el trabajador autónomo puede poner la diferencia en un fondo de pensiones privado. De entrada supone que el autónomo tiene esa diferencia, y que es mejor, si la tiene, que la invierta en un fondo de pensiones privado. Bueno, esto se llama fomentar el ahorro privado. Y si tiene ese dinero adicional, ¿por qué no va a la SS según he comentado previamente? Luego dice que así los recursos «no son dilapidados ipso facto por los políticos». Entonces, saquemos a los políticos y cambiemos el sistema democrático por otro si tan malos son. Dice también que ese ahorro ayuda a «financiar la inversión productiva y el bienestar de la sociedad», como los «fondos buitre» que compran viviendas para especular con la desgracia ajena.

Y sigue:

Además, ese fondo de pensiones privado contribuye a flexibilizar la edad de jubilación puesto que su percepción es compatible con un salario. Por el contrario, las pensiones estatales fomentan la retirada del empleo cuando se alcanza la edad legal de jubilación y desincentivan la actividad, pues el Estado puede retirárnoslas si volvemos a trabajar. Por tanto, una parte de los trabajadores pueden continuar produciendo, generando riqueza y contribuyendo con más impuestos, mientras disfrutan al tiempo de un salario y de su pensión privada. No está nuestra economía para dilapidar recursos humanos valiosos, personas con capacidad y disposición para seguir aportando a la sociedad.

Eufemismos: «flexibilizar la edad de jubilación», que significa que se sigue trabajando hasta que uno no puede más. No hay tiempo para el retiro después de haber contribuido al trabajo más de media vida. Claro, «las pensiones estatales fomentan la retirada del empleo» porque hace mucho tiempo, y para el bienestar social y la muerte digna, se llegó al acuerdo de que todos deben tener un justo retiro después de trabajar gran parte de su vida.

Y si no se jubila uno, sigue trabajando y «contribuyendo con más impuestos». ¿Pero no habíamos quedado en que no había que pagar impuestos? Con 65-70 años de edad, el envejecimiento y deterioro físico empieza a ser patente. […] «mientras contribuyen con impuestos, mientras disfrutan al tiempo de un salario y de su pensión privada». A los 65 – 70 años no disfrutas ya mucho de tu salario. De hecho ya no puedes rendir ni como una persona de 40 años en el trabajo. Al artículo parece suponer que la gente va a ser joven siempre. Además, ¿cómo vas a disfrutar de ese «extra» de la pensión si estás aún trabajando?

«No está nuestra economía para dilapidar recursos humanos valiosos, personas con capacidad y disposición para seguir aportando a la sociedad.» A los 70 años o más va a depender de qué gente. Un trabajador de la construcción seguramente será imposible que se suba a un andamio. ¿Se creen que todo el mundo es un trabajador ejecutivo de oficina?

Resumiendo, que todos los cambios que dicen que hay que hacer para pagar menos impuestos van a implicar que la gente tenga que trabajar hasta casi su muerte porque mientras trabajen van a tener buen sueldo y van a seguir pagando impuestos (¿para qué? me pregunto yo, si defienden un estado prácticamente privado que no se ocupe de nada).

¿Quién puede desear estos cambios para acabar su vida así?

Como colofón, el artículo termina con una reflexión del señor Milton Friedman, padre del neoliberalismo contemporáneo, en la que habla sobre el paternalismo del estado frente a la libertad individual, el no pago de impuestos porque los políticos no gestionan bien el dinero, etc. ¿Acaso los poderes financieros lo gestionan bien? Si es así, alguien tendría que explicar la crisis del 2007, el rescate de bancos con dinero público en medio mundo, etc.

Parece que en la situación en que se encuentra España hoy por hoy, la única forma de prosperar es hacerse trabajador autónomo e ir al modelo neoliberal estadounidense, privatizándolo todo. Nada más lejos de la realidad, pues creo que se mantener el sistema actual haciendo cambios profundos, y garantizando el bienestar de las personas.